Santander. 4-11-18

Grande-1.fw

Esta ruta nos paseara por lugares de interés de Santander. La salida la realizamos desde el parking del campo de futbol del Racing de Santander, nada más salir divisamos un carril bici que nos pasara al parque de la Vaguada de las Llanas. Lo primero que llama la atención es el impresionante palacio de deportes, los santanderinos lo conocen también con el apodo de la ballena. Nos adentramos por el parque y vamos apreciando sus caminos oscilantes que van y vienen, en el medio una preciosa laguna ha creado un acuífero para dar vida a las diferentes flora y fauna que se concentran en su lago artificial. Salimos del parque y enseguida nos juntamos con un carril bici que nos subirá hasta la avenida de los Castros, esta avenida la llevaremos hasta la rotonda de los Delfines, toda ella por carril bici, dicha rotonda la tomaremos en sentido izquierdo siguiendo el carril bici, para acto seguido adentrarnos en el túnel llamado de Tetuán. Este túnel tiene una longitud de 700 metros y en su interior transitan los coches por la carretera, y una acera acondicionada para el paso de peatones y la otra para el tránsito de bicicletas. Al salir llegamos a la calle Casimiro Sanz sin dejar el carril. En pocos metros atravesaremos la calle Castelar para llegar al muelle de Calderón. Unas cuantas esculturas llaman la atención, la primera dedicada al poeta José Hierro y llamada Mirando al mar. Más adelante llagamos a unas figuras de niños realizadas en bronce y llamada los Raqueros. Este nombre lo recibían los niños que se dedicaban a la recogida de monedas que le lanzaban los turistas al fondo del mar, unos las lanzaban para entretenerse y los niños las recogían para poder llevar a casa y poder comer. Volvemos para atrás y vamos paralelos al puerto, al final se encuentra la playa de los bikinis, esta acondicionada con una pasarela de madera por la que se puede circular en bici. Al salir entramos en pocos metros en el recinto de la Magdalena. Llamada la península de la Magdalena. El recorrido lo tomamos por la parte derecha y llegamos a un mirador con un antiguo embarcadero, llamado el embarcadero real. Las vistas hacia la bahía de Santander nos ofrecen buenas panorámicas. Continuamos y entre rincones con más miradores llegamos al palacio de la Magdalena, este lo rodeamos en su mayoría para contemplar. Construido entre 1908 y 1913 fue habitado por los reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia hasta 1930. En la actualidad el Palacio es sede de congresos y reuniones; durante el verano el Ayuntamiento lo cede a la Universidad Internacional Menéndez Pelayo como centro de sus actividades. Abandonamos el palacio y al poco llegamos a la réplica exacta de las carabelas de Cristóbal Colon. Estas fueron donadas a Santander por el marinero Cántabro Vital Alsar Ramírez En 1992, con motivo del V centenario del descubrimiento europeo del continente americano y a bordo de La Marigalante (réplica de la Santa María), Vital Alsar realizó una travesía que partió de Veracruz (México) rumbo a España. Seguimos y enseguida llamas nuestra atención unas focas, estas dentro de una piscina acondicionada con agua del mar. En este mini zoo habitan apartes de estas focas, hay pingüinos y leones marinos. Salimos de la Magdalena y llegamos enseguida a la playa del Sardinero, está la atravesamos en toda su longitud. Por asfalto comenzamos una ascensión que terminara en el faro del cabo Mayor. Este faro, declarado de interés histórico, nos ofrece uno de los mejores balcones hacia el mar cantábrico. Nos adentramos por campo y entre senderos y asfalto llegamos al panteón del inglés, situado en la localidad de Cueto. Este panteón fue levantado por José Jackson Veyan, jefe de las instalaciones telegráficas del semáforo de Cueto desde 1877 a 1909 y famoso autor teatral de la época en honor a un gran amigo muerto por la caída de un caballo. A partir de aquí, el camino se vuelve en parte no transitable para la bici, pero dicho recorrido lo recomiendo, ya que los paseos por los acantilados se repiten, siendo todos los rincones de gran belleza. La llegada a la pequeña playa del Bocal, pone fin a esta corta aventura por los terrenos no transitables en la bici, que han sido en tres ocasiones las veces que hemos echado el pie al suelo. Desde aquí buscaremos por asfalto de nuevo la Vaguada de las Llanas, y volviendo por el otro extremo llegaremos al punto de salida, dando por finalizado este interesante recorrido por los alrededores de Santander.

 Track e información

 

Comments are closed.